Ya está decidido: el gobierno de Sebastián Piñera no tiene dentro de sus prioridades, potenciar la reforma constitucional y menos seguir adelante con el nuevo proceso constituyente.

Según fuentes cercanas al mandatario, la forma en que se llevó a cabo el proceso no es del agrado de Piñera, y si se decidiera hacer algo similar se partiría de cero.

Junto con lo anterior, dentro del gobierno se cree que hay otras prioridades antes de una reforma constitucional, y eso es en lo que se enfocará durante sus cuatro años de mandato.

Siempre he sido partidario de los cambios, pero cuando se necesitan y cuando no son sólo una obstinación política. En esta oportunidad he preferido dar un paso al costado y por ahora no está en mis planes seguir con la asamblea constituyente.

Sebastián Piñera

Al parecer no hay vuelta atrás con la decisión del Presidente, pero como ya vimos en su primer mandato. la última palabra no está nunca dicha.